ORACIÓN Y NOVENA

PARA TENER ÉXITO

EN LOS ESTUDIOS

 

1. ORACIÓN

Querido Santo, purifica mi corazón, transfórmalo y hazlo semejante al tuyo, infunde en mí tu fervor, tu sabiduría y tu fe. Muestra tu bondad ayudándome y yo me esforzaré en imitar tus virtudes. Gloria...

 

Amable protector mío, el estudio frecuentemente me resulta difícil, duro y aburrido. Tú puedes hacérmelo fácil y agradable. Esperas solamente mi llamada. Yo te prometo un mayor esfuerzo en mis estudios y una vida más digna de tu santidad. Gloria...

 

Oh Dios, que dispusiste atraerlo todo a tu unigénito Hijo, elevado sobre la tierra en la Cruz, concédenos qué, por los méritos y ejemplos de tu Seráfico Confesor José, sobreponiéndonos a todas las terrenas concupiscencias, merezcamos llegar a El, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

 

Amén.

 

2. NOVENA

 

Recomendaciones para realizar la novena: Se debe realizar en nueve días, puede ser los nueve días antes del examen, los nueve primeros viernes de cada mes, etc. El lugar apropiado puede ser cualquiera, siempre que exista el ambiente apropiado para concentrarse y no distraerse en otras cosas; como es lógico, el más apropiado es el templo.

 

Por la señal... (Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén)

Señor mío Jesucristo... ( Señor mio, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quién sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos,  confesarme y, cumplir la penitencia que me fuera impuesta. Ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos,  en satisfacción de todos mis pecados, y, así como lo suplico, así confío en vuestra bondad y misericordia infinita, que los perdonareis, por los méritos de vuestra preciosísima sangre, pasión y muerte, y me daréis gracia para enmendarme, y perseverar en vuestro santo amor y servicio, hasta el fin de mi vida.
Amén.)

Oración: Gloriosísimo San José de Cupertino, protector de los examinandos, no desdeñéis las súplicas que os dirijo implorando vuestro auxilio en los exámenes de mis estudios.

Alcanzadme del Señor que, como verdadera fuente de luz y sabiduría, disipe las dos clases de tinieblas de mi entendimiento, el pecado y la ignorancia, instruyendo mi lengua y difundiendo en mis labios la gracia de su bendición.

Dadme agudeza para entender, capacidad para retener, método y facultad para aprender, sutileza para interpretar, y en el momento del examen, gracia y abundancia para hablar, acierto al empezar, dirección al progresar y perfección al acabar, si así conviene a la mayor gloria de Dios y provecho de mi alma. Amén.

Meditar a continuación las máximas y jaculatorias del día que corresponda:

DÍA PRIMERO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.


Máxima: "El que tiene fe es señor del mundo."
Jaculatoria: San José de Cupertino, espejo de fe, ruega por mí.

DÍA SEGUNDO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.


Máxima: "Quien tiene esperanza en todo lugar, no hace poco."
Jaculatoria: San José de Cupertino, espejo de esperanza, ruega por mí.

DÍA TERCERO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.


Máxima: "Todo se debe hacer para volver propicia la misericordia divina hacia el prójimo."
Jaculatoria: San José de Cupertino, fuente de caridad, ruega por mí.

DÍA CUARTO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.


Máxima: "En cualquier tentación, no confiéis nunca en vosotros mismos; mas levantando la mirada al Crucifijo, apoyaos enteramente en el Salvador, y luego nada, temáis, que Dios no dejaré de seros fiel si vosotros permanecéis con El."
Jaculatoria: San José de Cupertino, modelo de humildad, ruega por mi.

DÍA QUINTO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Máxima: "La obediencia es el más eficaz exorcismo contra el demonio."
Jaculatoria: San José de Cupertino, modelo de prudencia, ruega por mí.

DÍA SEXTO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.


Máxima: "Quien tiene paciencia en todo lugar, no hace poco."
Jaculatoria: San José de Cupertino, modelo de paciencia, ruega por mí.

DÍA SÉPTIMO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.


Máxima: "Los santos no se hacen en el Paraíso, sino en la tierra, por donde es necesario padecer en este mundo para poder gozar del Paraíso."
Jaculatoria: San José de Cupertino, ejemplo de penitencia, ruega por mí.

DÍA OCTAVO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.


Máxima: "Refugio de pecadores, Madre de Dios, acuérdate de mi."
Jaculatoria: San José de Cupertino, tesoro de gracia, ruega por mí.

 

DÍA NOVENO

 

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Máxima: "Siendo tú creado para amar y servir a Dios, te será pedida cuenta de si has amado a tu Creador."
Jaculatoria: San José de Cupertino, hoguera de amor de Dios, ruega por mí.

 

Volver a la página principal